Ana Beltrán, portavoz del Grupo Popular de Navarra

TEXTO Y VÍDEO: NACHO DUSMET. FOTOGRAFÍA: CARLOS CORRALES.

  • Estudio Turismo en Zaragoza y tiene un máster de Dirección de Empresas en el IESE
  • Fue premiada con el galardón a la mejor empresaria navarra en 2008
  • Lo que más le gusta es el pádel y ver los partidos de la selección

 

Entrevista a Ana Beltrán de Ignacio Dusmet en Vimeo

Ana Beltrán Villalba es natural de Zaragoza. Es madre de cuatro hijos: uno está haciendo un máster de acceso a la abogacía, otra, en la universidad y dos hijos mellizos con edad escolar. Profesionalmente es empresaria y de alto nivel porque ganó el galardón a la mejor empresaria de Navarra en 2008. La política solo es un paréntesis en su vida, ya que cuando termine seguirá en el mundo de las bodegas. En la actualidad, es portavoz en el Parlamento del Grupo Popular de Navarra.

Descargar entrevista de Ana Beltrán (PDF)

¿Una día normal cómo es para usted?

Pues creo que un político está activo de lunes a domingo. Aunque es bastante diferente un día de otro. Todo depende de la actividad parlamentaria, que a los portavoces es lo que más nos exige. Los lunes tengo la mesa de junta de portavoces y el resto de la semana con sesiones parlamentarias y normalmente procuro estar en casa hacia las 18:30-19:00 los días de la semana que puedo.

“Una de las cosas que más me preocupa de mis hijos es que sean buenas personas”.

¿Por qué intenta estar en su casa a esa hora?

Procuro estar en casa a esa hora porque tengo dos hijos pequeños a los que hay que atender en sus tareas. Los otros dos son mayores, son universitarios. Los pequeños tengo que estar muy pendiente. Bueno, tengo y quiero estar muy pendiente de sus estudios. Luego los sábados tenemos alguna actividad de partido, pero los sábados los dedico fundamentalmente a la familia.

¿Y Ana Beltrán como se define como persona?

Me defino como una persona leal, una persona que no conoce el rencor. Se puede decir como defecto que olvido rápido cuando alguien me ha hecho una acción que considero inadecuada. Enseguida se me olvida. Eso es por una parte muy bueno que no llevo mochila de agravios de nada ni de nadie.

¿Cómo la definirían sus marido, sus hijos y sus padres?

La verdad, no lo sé. Habría que preguntárselo a ellos. Supongo que mis hijos, queda mal decirlo, pero supongo que dirán que soy una buena madre. Estoy pendiente de ellos, fundamentalmente de su formación tanto su formación académica como su formación interna, como personas, que es lo que más me preocupa de ellos, principalmente, que sean buenas personas.

Ana Beltrán en el pleno del Parlamento
Ana Beltrán, en el pleno del Parlamento, se define como una persona leal, que no conoce el rencor.

 

¿Cómo se consigue eso?

Principalmente en inculcarles la fortaleza para afrontar cualquier dificultad que les venga en la vida con visión espiritual. Ellos, para que, además, de ser buenas personas, tengan una visión sobrenatural de la vida.

¿Y su marido?

Con respecto a mi marido, supongo que una buena esposa. Me diría también con genio y con los tira y afloja de una relación larga, pero queriéndonos mucho.

Hablando de la visión espiritual que ha comentado antes. ¿Después de la vida qué hay?¿Hay algo?

Espero que sí, mi formación espiritual dice que lo hay. Espero que lo haya, porque si no esta vida de sin sabores en muchas ocasiones no tendría sentido.

¿Qué se espera que haya después?

Pues espero que esté el cielo. Y que sea para mí. Medios pongo para conseguirlo.

Es decir, es católica

Sí.

Si se tuviese que cambiar por otra persona, ¿por quién se cambiaría?

Pues nunca lo he pensado. Pero no me gusta cambiarme por nadie, quizá lo que sí haría sería cambiar alguna actuación en mi vida que luego me ha traído consecuencias tristes. Pero cambiarme por otra persona, no.

¿Cuál es su mejor virtud y su peor defecto?

Soy una persona sincera y siempre voy de cara. No suelo decir cosas que no siento y eso me ha traído muchas veces consecuencias malas. Todo el mundo que me conoce sabe que de mí va a escuchar la verdad. Y defectos tengo bastantes. Destacaría que soy impuntual, impulsiva y maniática con el orden.

¿Es usted feliz?

Sí, soy absolutamente feliz con días buenos y días menos buenos. Al final la felicidad es estar contento con lo que haces, no optar a mucho porque “quien mucho abarca poco aprieta”. El que tiene muchas aspiraciones en diferentes aspectos de la vida como el profesional, el económico o el sentimental al final no es feliz porque es difícil conseguirlo. Por lo tanto es mejor conformarse con lo que uno tiene y así uno siempre es feliz.

En su vida, ¿con qué tres momentos se queda?

Los tres momentos más importantes de mi vida son los relacionados con mi familia: cuando conocí a mi marido y me casé con él, cuando tuve a mis cuatro hijos y ya no recuerdo ningún otro.

Anan Beltrán
Ana Beltrán dice que es totalmente feliz con días buenos y no tan buenos

Y de la infancia, ¿se queda con alguna trastada?

De pequeña lo que me acuerdo mucho es que he sido muy rebelde. A mis padres, sobre todo a mi madre, les daba muchos quebraderos de cabeza en mi etapa adolescente. Luego, según fui creciendo me calme y he sido una persona normal como el resto y sin ninguna cosa a destacar.

¿Cómo conoció a su marido?

Le conocí en un máster de enología, Olite. Él también es empresario.

Hablando de estudios, usted estudió Turismo en Zaragoza y luego ¿qué hizo? Porque pasar de estudiar esta carrera a dirigir unas bodegas hay un salto grande.

Opté por estudiar turismo porque mi familia ha tenido siempre bastantes hoteles y por esa razón yo me quería dedicar a la gestión hotelera. Me parecía lo más adecuado en ese momento la carrera de Turismo. En cualquier caso luego como ya me fui a otro sector completamente diferente, como es el del bodeguero, es cuando requerí una formación más específica en Dirección y cuando hice el máster general del IESE.

¿Dónde están las bodegas?

Tenemos en Corella (Navarra). Otra, en Alfaro (La Rioja). Y otra en Tomelloso (Ciudad Real).

Usted fue premiada con el galardón a la mejor empresaria de 2008. Desde que salió de la Universidad hasta el Parlamento ¿cuál ha sido la trayectoria?

Entré en el negocio familiar de las bodegas con 23 años, recién acabada la carrera. La bodega la habíamos comprado recientemente. Entonces, empecé a aprender cómo era el funcionamiento de éstas. Luego, por unas circunstancias, el gerente que había se fue y yo tomé el mando. Lo que intente hacer con ella fue crecer, luego compramos otra, luego otra, luego otra y así hicimos un grupo empresarial bodeguero.

En el Parlamento tenemos una buena relación todos los parlamentarios.

Teniendo esta trayectoria, sabrá algún idioma ¿no?

Sí. A parte del castellano, sé inglés, francés y alemán. Los hablo normal aunque me gustaría perfeccionarlos, antes de aprender lanzarme a por el quinto.

¿Cómo fue el paso de las bodegas a la política?

Me lo pidió el partido y yo accedí.

¿Lleva mucho tiempo afiliada al Partido Popular de Navarra?

No, me afilié cuando se refundó el Partido Popular.

¿Cuál fue el objetivo que se marcó para meterse en la política?

Con el objetivo principal de servir a los ciudadanos y al bien común. Además de hacer crecer al Partido Popular en Navarra.

¿Cómo vive su marido y sus hijos que sea política?

La mayoría, es decir, de los cinco, cuatro muy bien. La pequeña es la que no le gusta que su madre esté pues mucho tiempo fuera de casa. Pero a los demás les encanta.

Con todo el tiempo que pasa en el Parlamento, seguro que conoce a la perfección al resto de parlamentarios, ¿con qué compañeros se lleva mejor?

En el Parlamento tenemos una buena relación todos los parlamentarios. Cierto es que cuando se nos ve en la tribuna o se nos ve comparecer evidenciamos las diferencias ideológicas entres unos y otros. Sin embargo, eso no significa que cuando acabamos de hacer nuestras intervenciones no tengamos una relación buena, no digo una relación personal estrecha. Pero sí una relación cordial. Entendemos que éste es un trabajo en el que cada uno manifiesta sus posiciones, respetables ante todo.

 

Ana Beltrán en un momento de la entrevista
Ana Beltrán dice que la política es un paréntesis en su vida profeional

 

¿Qué planes de futuro tiene?¿Tiene pensado seguir en la política?

No, no tengo pensado seguir en política. Pretendo retomar mi actividad empresarial y no tengo más planes de futuro. En lo que respecta a profesión.

Siguiendo con la política y tocando un tema indiscreto aunque obligatorio, ¿cuánto cobra?

Pues lo que cobran todos los parlamentarios. Es que no lo sé. ¿50.000 euros al año? Pero lo mismo que todos.

Por otro lado, en la vida de un político y más en la de un portavoz, que tiene que estar en guardia para dar declaraciones y sobre todo en un día como hoy (Barcina anunció el día anterior que no se presentaba a la reelección) ¿lee mucho la prensa?

Sí, leo muchísima prensa. Normalmente recibo los teletipos que me mandan de los medios nacionales. Y prensa Navarra por supuesto. Sobre todo Diario de Navarra y Diario de Noticias, los dos periódicos.

¿Y consigue leer algo que no sea prensa?

Leo muchísimo. No lo que me gustaría a mí de entretenimiento, sino que leo mucho mucho de leyes de la actividad parlamentaria. Leo mucho de política y de actividad parlamentaria porque tenemos cualquier sesión en la que se tratan temas de lo más vario pinto.

¿Por ejemplo?

Podemos estar hablando en los plenos de leyes económicas o en comisiones de presupuestos, de temas de reforma de fiscalidad, hasta del oso del Pirineo. O sea, son temas tan dispares y diversos que para dar una opinión veraz y una opinión correcta hay que estudiárselo. Por lo tanto, leo mucho pero en ese sentido.

Lo que no entiendo mucho, no me gusta.

¿Y libros para pasar el rato, libros de ocio?

Sí, normalmente, los best sellers que me recomienda alguna amiga. Son fácil de leer y que tienes ganas de cogerlo y de no pensar mucho más. Es como si fuese una novela que ves por la televisión. Eso es lo que me apetece leer después del ritmo de vida que llevo.

¿Tres libros que le hayan gustado especialmente?

Me gustó mucho Cristina, hija de Labras, premio Nobel de principios de siglo. Después El sanador de caballos y, por último, Los renglones torcidos de Dios, que es de hace mil años, pero me gustó mucho.

¿Qué más aficiones tiene a parte de la lectura?

Deportivas. Me encanta el pádel, intento jugar dos partidos por semana. Aunque si pudiera jugaría todos los días un partido. Pero no es posible, ya vendrán tiempos mejores en los que pueda hacerlo.

Deportivas, ¿Solo pádel?

No, me gusta ver el fútbol. A mí me gustan los partidos de la cumbre, me gusta un partido Real Madrid contra el Barcelona, por ejemplo. Aunque, fundamentalmente lo que me gusta son los partidos de la Selección. Cuando llega la hora, estamos todos preparados en casa. Yo la primera. Con “merendola” incluida.

Ya que hemos entrado con la aficiones, ¿qué tipo de música le gusta?

Me gusta la música española y la música flamenca. La música en inglés no me gusta nada. (Risas). Me gustan las canciones que entiendo. En español las baladas, porque a mí lo que me importa es la letra. Lo que no entiendo mucho no me gusta.

¿Qué música escucharía en un viaje largo?

Escucharía rumbas, canciones de flamenco, baladas.

Algún cantante

Luis Miguel me gusta mucho. Oigo poca música de todas maneras, casi ni me acuerdo que existe con los días que tengo.

Y la música, en cierta medida, tiene una relación de amistad con el cine. Porque una película sin una buena banda sonora deja mucho que desear, ¿qué tipo de cine le gusta?

Me gusta mucho las películas de intriga.

¿Y una película que se podría ver 10 veces seguidas?

El paciente inglés

Lo tiene muy claro porque no ha dudado ni un segundo.

Sí, me gustó mucho.

 

Ana Beltrán en un momento de la entrevista en vídeo
Ana Beltrán prefiere la playa al monte

 

Ahora le voy hacer una pregunta y usted en una palabra o en una frase me tiene que contestar ¿vale?

Vale.

¿A dónde se iría de vacaciones?

A un lugar cálido en el que haga una temperatura buena.

¿Monte o playa?

Playa.

¿Cuál es el plato que más le gusta?

Me gusta todo. Sin embargo, para mí una comida cena perfecta es un buen plato de queso rico y jamón bueno y una copa de vino.

¿Qué tipo de vino?

Vino rosado o tinto.

¿Le gusta cocinar?

Sí, mucho.

¿Cuál es su plato estrella?

El cocido.

¿Tiene alguna persona que se encargue de las tareas de la casa?

Sí, tengo una persona que me ayuda.

¿Conducir o que le lleven?

Conducir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s